God of Carnage obra exitosa en Theater Works (Diciembre 9 - 22)

Bessy Reyna - www.bessyreyna.com

En la página de Latin Arte News publicada el 16 de Julio del 2009, escribí una reseña sobre la obra teatral obra God of Carnage escrita por la dramaturga Francesa Yasmina Reza, obra que vi en Nueva York con un reparto magistral integrado por los famosos actores de cine y televisión Jeff Daniels, Hope Davis, Marcia Gay Harden y James Gandolfini -este último conocido internacionalmente por su papel en la serie de TV “The Sopranos”-. En esa reseña comenté que era difícil imaginarme que otros actores pudieran recrear estos personajes. Ahora, gracias a la producción que se presenta en Theater Works en Hartford, pude comparar dos versiones de esta magnífica obra. La conclusión a la que llegué es que God of Carnage está tan bien escrita que un grupo de actores, aunque no sean tan famosos como los de la producción de Nueva York, siempre que tengan un buen director, pueden mantener el interés del público y el balance entre lo cómico y lo dramático que requiere esta obra durante los 90 minutos sin intermedio, en la que se desarrolla.

Dirigida por Tazewell Thompson, conocido director teatral cuyo trabajo se ha presentado en numerosos escenarios en Connecticut, esta versión producida por Theater Works, reúne un elenco de cuatro actores: Candy Buckley y Wynn Harmon como el matrimonio de Veronica y Michael Novack, y Royce Johnson y Susan Bennett, como el matrimonio Raleigh.
La dramaturga Yasmina Reza, ha creado dos matrimonios de clase media alta, los que se reúnen en la sala de los Novack para conversar sobre la conducta de sus hijos de Benjamin y Henry, ambos de once años. El hijo de los Raleigh golpeó con tal fuerza al de los Novack que le rompió dos dientes. Los dos matrimonios quienes se conocen por primera vez, hablan de sus hijos, como alguien que patina en hielo con cuidado de no caerse. Ambos dan vueltas al asunto de la violencia utilizada por Henry contra Benjamin, para resolver el problema que surgió entre los chicos, sin querer los padres aceptar la responsabilidad por sus acciones o por la cuenta del dentista que alguien tendrá que pagar.

Esta trama, aparentemente simple, le sirve a Reza para ir deshilando la madeja de frustraciones con la que viven ambas parejas. Alan Raleigh, es un abogado que solo se preocupa por sus clientes, ignora a su familia, y durante casi toda la obra se la pasa contestando su teléfono celular para discutir una emergencia en el caso de un cliente “importante”. Mientras Alan habla por teléfono, la tensión entre el resto de los personajes se incrementa. Veronica, Annette y Michael, se llenan de recriminaciones por las actuaciones de los niños; se insultan, y desenmascaran. La verdadera personalidad de cada uno va saliendo mientras mas se consume la botella de ron que comparten los cuatro. Sorpresivamente se van formando dos bandos: hombres contra mujeres, los hombres recordando su niñez cuando ellos también se peleaban con sus amiguitos; las mujeres tratando de ser quienes salvaguardan la educación, las buenas conductas que deben tener sus hijos. Ellas quieren ser las guardianas de la civilización sin aceptar que el dios de las masacres. el mismo que incita a la violencia, ha existido desde siempre.

La dramaturga Yasmina Reza es como un cirujano que va cortando todo poco a poco cada músculo, hasta llegar a la médula, a los mas íntimo de la psicología de sus personajes. Los cuatro actores que participan en esta producción son aptos en sus actuaciones pero es la actriz Susan Bennett la que resalta en cada una de sus escenas, en particular en una, en la que pasada de tragos, tira el celular del esposo dentro de un florero, y en otra cuando harta de la situación que está ocurriendo en la sala, saca los tulipanes del florero y los pisotea como si fuera una niña malcriada. El actor Wynn Harmon, en el papel de Michael Novack, pareciera que le cuesta trabajo entrar en su personaje, ya que dice sus líneas casi todas al mismo nivel por varias escenas mientras que las dirige al público y no a los otros actores, Harmon se va descongelando y mejorando su actuación en lo que progresa la obra. Royce Johnson, en el papel de Alan Raleigh, presenta un personaje indiferente a lo que pasa con su familia, un tipo al que solo le importa su prestigio profesional, su personaje se relaciona mas con su teléfono celular que con las personas a su alrededor.

La obra God of Carnage, (el título podría traducirse como el Dios de la Masacre) tiene escenas muy cómicas, y otras en las que los personajes, van descubriendo sus debilidades y enseñando lo que son en realidad: dos parejas frustradas que continúan casadas mas por inercia que por amor.

Técnicamente, la obra tiene una buena escenografía diseñada por Donald Eastman, pero lo mismo no puede decirse del vestuario diseñado por Harry Nadal. Me llamó mucho la atención el vestuario de las mujeres en particular porque no complementaban a los personajes. Por ejemplo, la actriz Candy Buckley (Veronica Novack), es alta y delgada de pelo largo, y cuando no se pasaba cada escena empujando el cabello que caía sobre su cara, se la pasaba tapándose el pecho con un sweater largo, como si quisiera esconder la ropa interior que se veía debajo de su camisa. El vestido de dos piezas negro creado para la actriz Bennett, tenía una falda demasiado corta (sobre todo considerando que tenía que sentarse en el sofá, frente al público), y un refajo blanco que se veía entre el corte de atrás de la falda. Esos son detalles pequeños pero importantes que le quitan seriedad a una producción teatral en la que cada detalle, por insignificante que parezca, contribuye al éxito o fracaso de una obra.

Yasmina Reza en God of Carnage, ha creado un retrato de dos familias de clase media alta que trascienden barreras culturales o lingüísticas. Lo que ocurre en el escenario de Theater Works en Hartford, puede pasar igualmente en un apartamento en París o Buenos Aires, donde un comerciante en plomería, una escritora frustrada, un abogado pretencioso y una ama de casa se reúnen para discutir los problemas de sus hijos, mientras tratan de ocultar su infelicidad como matrimonios y el barniz con el que cubren sus vidas se va rajando poco a poco, sin que nadie quiera aceptar la responsabilidad de los actos de sus hijos y terminan al igual que los hijos, sino en un asalto físico en uno verbal.

God of Carnage nos presenta una agradable noche en el teatro, pero es bueno notar que no es recomendada para menores de 14 años. Esta producción termina el 19 de Diciembre y Theater Works ha tenido que extender la producción debido al éxito que está teniendo. Theater Works está en el 233 Pearl St., Hartford, para mayor información llamen al 860-527-7838

Publicado en
Identidad Latina - Latin Arte News , Dec. 10-2010

* Contact Us * Designed by Rokoco Designs * © 2008 CCC *
CONNECTICUT CRITICS CIRCLE