La comedia “The 39 Steps” en Hartford stage (Mayo 5 - 18)

Bessy Reyna - www.bessyreyna.com

Confieso que tenía mucho tiempo de no reirme con tanto gusto como lo hice mientras disfrutaba de la obra teatral “The 39 Steps” en Hartford Stage.

Basada en la famosa película de Alfred Hitchcock, el director conocido por filmes de suspenso que nos tienen al borde de la silla, The 39 Steps, la obra teatral adaptada por Patrick Barlow y basada en la novela de John Buchan, es una comedia de primera que requiere un gran talento por parte de los cuatro actores que forman el elenco. Eso lo ha logrado esta producción al tener a los actores Robert Eli, en el papel del protagonista Richard Hannay, un hombre que está aburrido con su vida y de repente se encuentra involucrado, sin quererlo, en una red de espionaje y con el cadáver de una mujer que había invitado a su apartamento. A esto le sigue una red de espías buscándolo para matarlo a él también. Eli, es el único de los actores en esta obra que tiene un solo papel y lo hace de maravilla. El personaje de Hanny requiere que el actor no solo sea atractivo, si no que también tenga algo de vulnerabilidad. Junto a Eli, está la actriz Christina Pumariega, la que hace los papeles de Annabella, Margaret y Pamela y en cada uno de ellos se destaca por su cambio de acentos y porque logra convertirse de una escena a otra, de campesina a una mujer misteriosa con gran facilidad.

El elenco está formado también por dos multifacéticos actores que llevan la tensión y modulan el ritmo de la obra. Estos son Steve French y Noble Shopshire. Cada vez que aparecen en el escenario, estos dos están haciendo papeles diferentes. En una escena French hace tres papeles simultáneamente solo cambiando de sombreros y de tono de voz. El uso de ropa de un personaje debajo de la ropa del otro les permite esa transformación.

La obra está dirigida por Maxwell Williams, quien está sirviendo como Director Residente de Hartford Stage. Williams tiene una larga trayectoria artística con este grupo teatral y ha participado como director asociado en importantes producciones en las que Michael Wilson sirvió de director principal. Hablando de Wilson, quien renunció a su puesto de director artístico después de varios años, tal parece que su futuro estará cementado en la ciudad de Nueva York, donde sus producciones ya están teniendo gran éxito.

Pero volviendo a los 39 Escalones, hay que resaltar la interesantísima escenografía, la cual está creada con una gran imaginación y sentido del humor. Entre las escenas mas memorables de la película de Hitchcock está una, en el tren donde Hannay trata de escaparse de los espías que lo persiguen. Nunca me imaginé que con solo una barras de metal, dos asientos de madera y una maravillosa imaginación, pudieran hacernos creer que en realidad estábamos viendo a alguien tratando de escaparse en un tren. Lo mismo ocurre cuando los personajes se convierten en figuras de sombra como los famosos títeres de Bali. Todo esto se logra gracias a la creatividad del escenógrafo David M. Barber, quien de vez en cuando llena el escenario de humo para que los personajes se pierdan en la niebla o para recordarnos el vapor del tren. El equipo técnico está compuesto por Thomas Charles LeGalley diseñador del vestuario; Traci Klainer Polimeni, iluminación, y Fitz Patton en sonido. Las pelucas que son importantes para cada personaje fueron diseñadas por Leah J. Loukas.

Podría cubrir toda esta página solamente hablando de lo estupendo que es esta obra, vale mencionar que, en un momento en el que el país está sufriendo un estado de depresión colectiva, nos da ánimo saber que aun podemos encontrar en el teatro y las artes algo que nos eleva, nos distrae y nos hace olvidar, por un rato, el panorama de incertidumbre que nos espera al salir a la calle.

En una conversación reciente, alguien me preguntó que si los precios de los boletos no eran demasiado caros. Aprovecho para recordarles a los lectores que para todas las obras de Hartford Stage, existe un programa llamado “What A Rush”, en el que las personas pueden comprar los boletos dos horas antes de la presentación de ese día siempre que pidan boletos de “What A Rush”. El programa “Pay What You Can”, permite que las personas interesadas paguen lo que puedan y no el precio completo del boleto.

Existen además precios especiales para grupos y estudiantes y un número limitado de boletos a $10 llamados “Ten Spot”. También durante cada obra, Hartford Stage tiene un presentación gratis durante la hora del almuerzo, en el que pueden apreciarse varias escenas de la obra y donde el público asistente puede conversar con los actores y el equipo técnico. Otros boletos mas baratos se encuentran también durante la semana antes de que la obra se estrene oficialmente, o sea durante los ensayos finales.

Este verano Hartford Stage tendrá programas para niños y jóvenes interesados en el teatro. (Para información sobre ese programa visiten www.hartfordstage.org/education).

Hartford Stage está ubicado en 50 Church St., Hartford, CT. Los boletos para todas las funciones pueden obtenerse llamando al 860-527-5151 o visitando www.hartfordstage.org
* Bessy Reyna es miembro de la Asociación de Críticos de Teatro de Connecticut y escritora independiente. Visiten su página en internet: www.bessyreyna.com

* Contact Us * Designed by Rokoco Designs * © 2008 CCC *
CONNECTICUT CRITICS CIRCLE